Explorando la metodología Adizes

Un enfoque integral para el éxito organizacional

Cumpliendo con la segunda entrega del blog! En esta ocasión, nos adentraremos en el mundo de la metodología Adizes (del Dr. Ichak Adizes). Si alguna vez te has preguntado cómo construir equipos sólidos y evaluar el rendimiento de una organización, estás en el lugar adecuado. Adizes ofrece un enfoque versátil que se adapta a diversos contextos, ya sea en empresas, matrimonios, equipos deportivos, gobiernos y mucho más.

A) Un marco teórico poderoso

Partimos de la base que tenemos clara cual es la misión de la organización, su “razón de existir” (Raison d'être).

Cualquiera sea el servicio que la organización brinda, debe poder consistentemente ser:

  • efectiva: Entendida como la capacidad de entregar el resultado esperado.

  • eficiente: Entendida como la capacidad de gastar la menor cantidad de recursos posibles; cualquiera sea la métrica: tiempo, dinero, esfuerzo.

Adicionalmente, estas características deben mantenerse en el corto y largo plazo, lo que configura la primera parte del mapa que se resume en la siguiente figura:

Las vitaminas que las organizaciones necesitan

Para obtener -y mantener- estas características, Adizes propone una analogía con las "vitaminas" que necesita una organización para mantener su salud y prosperar. Estas vitaminas se resumen en cuatro: P, A, E, I.

(P)roducir

Lo primero que requiere una organización es poder cumplir con su razón de existir, debe ser efectiva en el corto plazo. Por ejemplo, un tenista, debe tener la capacidad de pasar la pelota por encima de la red, y que esta caiga dentro de los límites de la cancha del rival.

(A)dministrar

Para utilizar la menor cantidad de recursos, un jugador de tenis debe entrenar, practicar sus golpes y fortalecer sus músculos. De esta manera, podrá ser eficiente en el corto plazo. Si no fuera el caso, podría desgastarse con los primeros golpes y no tener la capacidad de continuar el partido.

Sin embargo, a medida que mayor desarrolla músculos, pierde flexibilidad, y por lo tanto, capacidad de adaptarse a situaciones nuevas.

Al igual que el tenista, las organizaciones deben sistematizar procesos y optimizar la utilización de recursos. Sin embargo, es importante encontrar un equilibrio, ya que el exceso de sistematización puede llevar a una falta de flexibilidad.

Hasta este punto hemos ubicado dos de las 4 vitaminas:

(E)mprender

La tercera vitamina “Emprender”, se define como la capacidad de combinar dos elementos: Creatividad, y Riesgo.

Creatividad es la capacidad de imaginar el futuro en base a la información que tenemos en el presente. Si además de imaginar, actuamos en consecuencia, entonces estaremos asumiendo riesgos. Si nuestra lectura de la realidad, y nuestra estimación del futuro son correctas, estaremos adelantandonos y siendo efectivos a largo plazos.

Los que juegan tenis cuentan que existe una habilidad a desarrollar que se llama “leer la cancha”. Al igual que el tenista, las organizaciones toman decisiones arriesgadas para aumentar sus posibilidades de ganar el punto. Una organización debe ser capaz de anticipar cambios.

Bonus:

  • Acá los mejores smash de Federer, haciendo buen uso de la habilidad “leer la cancha”.

  • Al ir a la red, podría recibir un “lob” (globito). Es una de las posibilidades cuando tomás riesgo. (Acá, el propio Federer aprendiendo esto de un niño)

(I)ntegrar

La cuarta vitamina es la capacidad de integrar a todos los miembros de la organización y trabajar en armonía hacia un propósito común. Esto implica desarrollar una visión orgánica en lugar de una mecánica, donde se fomenta la colaboración y se aborda de manera constructiva los conflictos que puedan surgir.

Una silla puede ser vista como un sistema mecánico. Su función es permitir que una persona se pueda sentar. Sin embargo, ¿qué sucedería si una de las patas se rompiera? La silla dejaría de cumplir su función (su razón de ser).

Si la silla tuviera la capacidad orgánica,una pata podría ligeramente moverse hacia el centro y equilibrar la situación. La organización puede adaptar sus partes para seguir existiendo.

Con este resumen, completamos el mapa de las vitaminas.

B) ¿Cómo uso el mapa?

Por naturaleza, las personas tienen fortalezas (y debilidades) en algunas vitaminas.

Adizes reconoce que las personas tienen estilos individuales que influyen en su desempeño dentro de una organización. Estos estilos se representan mediante letras, que describen las fortalezas y preferencias de cada persona.

  • Paei: Una persona que sobresale produciendo, y comprende el valor de las demás áreas.

  • paEi: Una persona que sobresale emprendiendo.

  • P_ : Una persona que solo produce (lone runner). Un arquetipo.

  • A _: Muy enfocado en sistematizar (el burócrata).

Dado que estas "vitaminas" a menudo están en conflicto entre si, es imposible encontrar a alguien que sobresalga en todas ellas al mismo tiempo. Por ejemplo, el deseo de sistematizar (A), muchas veces entra en tensión con la necesidad de entregar rápidamente valor al cliente (P).

Otro ejemplo, el impulso de Emprender, tiene por naturaleza un foco en el futuro, desea incluir cambios al sistema. Mientras que la visión de P y A está en el presente, quieren hacer las cosas “como ya estaban funcionando”.

Comprender estos estilos nos devela una de las enseñanzas principales para todas las organizaciones:

El conflicto es inevitable, pero el combate es opcional.

Ichak Adizes

Lo que fue útil ayer, puede no ser lo que necesitemos mañana.

Otra aplicabilidad del modelo es descomponer las vitaminas que se requieren en las distintas etapas de la organización. No es lo mismo al comienzo, que se requiere mucha visión (E), y capacidad de dar el servicio (P), que en etapas posteriores donde se requiere un equilibrio con mayor eficiencia.

Con esta visión, la edad de la organización no se mide cronológicamente, sino que tan cerca de su “prime”. Una zona de equilibrio fino donde logramos balancear el crecimiento de la organización, mientras sigue siendo útil para los clientes. En prime, la gente que pertenece a la organización sabe exactamente qué debe hacer (y qué no).

La metodología Adizes ofrece un enfoque integral para el éxito organizacional. Al comprender las vitaminas esenciales y los estilos individuales, podemos construir equipos sólidos y evaluar el rendimiento de manera más completa. Esta metodología va más allá de simplemente analizar los resultados, nos brinda pistas sobre los aspectos que podrían estar faltando y aquellos que debemos tener en cuenta.

Adoptar estos nuevos "lentes" para analizar nuestra organización nos permite obtener una visión más completa.

Join the conversation

or to participate.